Tienda Erótica Vibradoras

Consejos sobre sexo y sexualidad, recomendaciones para mejorar tu vida sexual y tus relaciones de pareja.
Tienda Erotica Online
Reuniones TupperSex Vibradoras

 

como usar un vibrador

Os voy a proponer cómo usar un vibrador, quizá sea tu primera vez o quizá una de tantas, pero hablando con amigos y conocidos, ves que aún (y siendo personas con amplia experiencia vital en la sexualidad, y tolerantes y abiertas de mente) hay cosas que hasta que no las pruebas, te mosquean...

 

Ya os escribimos sobre cómo elegir vibrador, así que partiendo del supuesto que ya tienes uno, quizá te preguntas: ¿cómo utilizar un vibrador? (posiblemente el regalo de tu cumpleaños de una amiga hace tiempo, que lo tienes muerto de risa en algún lugar...), así que lo primero es lo primero: Vamos a prepararnos: si estás sola, y quieres, no dudes en ponerte cómoda, en el lugar de tu casa que desees, y con la intensidad de luz que prefieras. Pon música (melódica, clásica o rock duro si es lo tuyo). Convéncete de que, si tú quieres, vas a pasar un rato más que agradable.

 

Bien, ya estás lista para usarlo, así que toma el vibrador y enciéndelo. La mayoría de modelos tienen intensidad variable, y te recomiendo que lo pongas a la intendidad más baja y empieces acariciando con él tu cuello, senos, abdomen, muslos... Siéntete cómoda y deja volar tu imaginación. Puedes recordar una experiencia o encuentro del pasado, construir una fantasía, o simplemente, dejar tu mente en blanco, como si de un ejercicio de relajación se tratara.

 

Lo mejor es que apliques un poco de lubricante de base agua en el extremo del vibrador que rozará tu piel primero. Igual que en las relaciones de pareja, no introduzcas el vibrador en la vagina nada más empezar, acaricia los labios de la vulva y el clítoris, manteniendo el nivel de vibración al mínimo, y realiza suaves movimientos circulares, hacia arriba, y hacia abajo. Tú marcas el ritmo, y cuando quieras, empieza a subir la intensidad.

lubricante base agua cobeco pharma

Ya estás empezando a notar que esto funciona, quizá no sabes porqué, pero funciona, e introduces el vibrador unos pocos centímetros en tu interior. Aumenta ligeramente la vibración, ya que ahora sentirás un poco menos la intensidad. Tanto si tu vibrador tiene un diseño especial para estimular el punto G, como si no lo tiene, no olvides que aunque estemos en el interior de la vagina, lo importante son los primeros centímetros, así que dedícate a ellos.

 

Juega y acarícia con el vibrador tus labios, clítoris, y entrada de la vagina, sube y baja la intensidad de la vibración o incluso, cambia el modo de vibración si el aparato de lo permite. Si la excitación llega a ti, pero el orgasmo aún no, no te preocupes. Aunque no te lo parezca ha pasado muy poco rato (unos minutos quizá), así que descubre dónde te resulta más agradable y deja el vibrador sobre ese punto, quieto, unos segundos. ¿Qué te parece? No está nada mal, ¿verdad?

 

No dudes en acariciate tú misma, el resto de tu cuerpo o los genitales. No hay normas, no hay un manual... Y en unos pocos (o muchos) minutos, tendrás un orgasmo intenso y muy distinto. No estarás agotada como después de una noche de sexo salvaje con un amante entregado, ni has disfrutado de susurros y palabras de pasión con tu alma gemela, tampoco has notado el calor de otro cuerpo recorriendo cada centímetro de tu piel mientras tú te sentías deseada, no, todo eso no, todo eso es distinto, es otra cosa. Usar un vibrador, es otra cosa, pero esa "otra cosa" es fenomenal ;)

 

Quizás también te interesen los siguientes artículos: